Wednesday, January 16, 2008

El fin



Te esperé en un sitio con piedras enormes
junto a llamas cristalizadas como flores
de cerca, hundida en el monte, la piedra
expiaba mis últimos sueños y eran árboles contorsionados,
tumbados al aullido del viento,
las ramas arañando con arte la piel de la intemperie
sin derramar la más mínima ciruela de sangre.

Una culebra se ha enredado en mi pie izquierdo
y me enseñaron que estuviera quieto cuando las cosas llegaran a ese estadio.
Te escribo a orillas de un agua turbia
de formas vagas, irrepetibles, absurdas.
Los versos que me salen, te mueres de la risa:
“falsos amuletos”, “zarpazos desiguales”.
Siento el abrazo profundo y escamado
me lastima la cintura en el momento preciso,
justo los primeros rayos de la estrella mayor
sobre el vacío.

Te canto perdido en el copo del cerro
esperando en el frío, asfixiado en la tierra;
floto en el eco y desciendo hacia el valle helado.
El río es una liana de sueños
dormida por el canto fúnebre de las flores
las envidio tanto, porque así me gustaría dormir
enrollando tu cuello, susurrándote algo
“falsos amuletos”, “zarpazos desiguales”, ¿dónde estarás?



Hensli Rahn -(1937)

Caracas se quema

Añadir a mi perfil Más Videos





1 comment:

Amira said...

Qué lindo poema y qué lindo video.